Santa Clara de Asís


Santa Clara de Asís, quien dedicó su vida a nuestro Señor Jesucristo y fue la fundadora de la Orden de las Damas Pobres de San Damián, la rama femenina de los franciscanos. Desde hace siete siglos reposa en la iglesia de las clarisas de Asís, se le pide por claridad en el camino, en el pensamiento y en el alma. Su muerte se produjo el 11 de agosto de 1523.
Desde muy joven Clara había mostrado una gran inclinación y un gran amor por la vida espiritual, y al oír un sermón de San Francisco de Asís, a los dieciocho años, realizó su conversión hacia una vida plena de santidad, cuando lo escuchó decir que para tener libertad plena había que liberarse de las riquezas y de los bienes materiales. Decidió abandonar riquezas y comodidades que siempre tuvo y decide consagrar su vida a la pobreza, la oración y la penitencia.
Dejó a su familia y se consagró al Señor.
Muchos años después enfermó gravemente y soportó los dolores de su calvario con mucha dignidad. Mientras agonizaba, Clara repetía: “Desde que me dediqué a pensar y meditar en la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, ya los dolores y sufrimientos no me desaniman sino que me consuelan”.