Blog

Culto de San Benito de Palermo en Venezuela

Culto de San Benito de Palermo en Venezuela.


En Venezuela, específicamente en el Zulia, la vida y obra de San Benito de Palermo representa un legado de anécdotas de humildad, servicio y milagros, pero también de mitos e historias que no solo generan incertidumbre sobre su origen, sino que han distorsionado la forma en la que es venerado, por lo que hoy en su día, es conmemorado por el catolicismo como una fiesta de la Iglesia, por quienes más que venerarle le rinden culto y hasta por quienes hacen de sus fiestas una celebración pagana.
El padre Jhon González, párroco de la Iglesia de San Benito de Palermo en Maracaibo, explica que una muestra de la humildad de San Benito fue su propia muerte, ya que: «Para las fiestas de Nuestro señor (Semana Santa), el superior del convento le llama la atención a nuestro santo porque ya era demasiada la gente que visitaba la casa en pos de verlo y recibir su asesoría espiritual. Ante esta situación San Benito le respondió que no se preocupara porque cuando muriese su fiesta quedaría en silencio, cosa que así fue porque cuando ello ocurre los demás frailes estaban ocupados en las festividades de Semana Santa; un 4 de abril de su época, es decir quiso que su partida física fuese desplazada por la importancia de la Semana Mayor», relató.
Asimismo, indicó que en Palermo, donde están los restos mortales de Benito los cuales salen en procesión por la ciudad de vez en cuando no tienen una fiesta clara porque aunque él muere el 4 de abril de finales del siglo XVI durante Semana Santa, su fiesta en la referida ciudad es trasladada al mes de julio; entre el 14 y el 20 aproximadamente.
«El Santo de los Pobres» tenía 63 años cuando falleció, fue hallado sin vida en el ‹romitorio›, que es la capilla de oración ubicada sobre el convento de los franciscanos. Posteriormente fue velado y sepultado, pero con el pasar de mucho tiempo sus apariciones y milagros despertaron la curiosidad de algunos frailes, por lo que sus restos fueron revisados y encontrados incorruptibles, pese a que el cuerpo fue puesto directamente sobre la tierra, y así se ha mantenido hasta ahora. Actualmente se encuentra en la iglesia Santa María de Jesús de la ciudad de Palermo», detalló el párroco.
Veneración en Sur del Lago, Venezuela
El padre Jhon González aclara que La veneración del Santo Benito es muy importante, sobre todo para el Sur del Lago, en el estado Zulia, Venezuela y eso ha permitido consolidar valores culturales importantes, pero que de algún modo también han confundido la devoción y distorsionado las fiestas de San Benito.
«Cuando llegan los franciscanos a América durante la colonización, específicamente al sur del lago de Maracaibo. Se instauró allí una colonia de africanos que inicialmente fueron evangelizados por los agustinos, y luego por los franciscanos, lo que permitió traer la devoción a San Benito de Palermo, y sumarle a esta el toque del tambor; propio de la cultura africana, y la promesa del licor», explicó.
«Esta promesa no consiste en beber y emborracharse, se trataba inicialmente de hacer unas ollas en el piso para que todos quienes iban a pagar promesas vaciaran en ellas las botellas de licor como muestra de no beber más, por un año por ejemplo, pero con los años se cambió por el refrán ‹un palo pal pavo, un palo pal santo y otro pa mí›, y es así como han cambiado las cosas pero no porque el licor esté asociado a la vida de Benito, porque ni siquiera vino bebía».
Cabe destacar que no todos los que asisten a estas festividades celebran con ron: incluso en esta parroquia celebran a San Benito de Palermo sin utilizar el aguardiente; la gente sale a la calle, baila el chimbanguele, rezan y oran pero sin consumir licor. Eso nos indica que la devoción al «Santo de los Pobres» santo se puede mantener fuera del aguardiente», enfatizó el párroco.
El santo de la cocina
Otra bondad de las que goza el santo negro es la de la multiplicación de los alimentos, lo que hace propicio pedirle por la reproducción de estos en medio de la escasez de comida que viven los venezolanos: «Esa es la primordial razón por la que en muchas casa se acostumbra colocar una imagen de Benito en la cocina, junto a los alimentos porque sus obras de misericordia consistían en ayudar siempre con los alimentos a los más pobres, pero de igual modo, los milagros y favores que ha concedido nuestro santo también son de salud, de trabajo y demás», informó el padre González.
Fiestas Patronales
Este año en la parroquia Eclesiástica de San Benito de Palermo en Maracaibo, Venezuela tuvieron la peculiaridad de no sacar en procesión la imagen en bulto del «Santo de los Pobres» sino su reliquia, que es una muestra de la dermis de San Benito (Piel del cuerpo incorruptible), ésta fue llevada de casa en casa, por las ocho zonas de la parroquia, y sobre ellas los devotos oraron, hicieron peticiones y recibieron sus bendiciones. La referida reliquia fue traída a la parroquia en 1992 aproximadamente Gracias a la petición del monseñor Ovidio Pérez Morales y actualmente no está a la vista de sus visitantes por los trabajos de remodelación que se están realizando, pero generalmente está en un lugar visible del templo.
En Cabimas se realiza la más multitudinaria de las procesiones en honor a San Benito, con un estimado de 80 mil personas que bailaran al ritmo que imponen los chimbangueles. Esta veneración en Cabimas y en varios municipios de la región como Santa Rita, Lagunillas, Sucre y Valmore Rodríguez alcanza su máximo apogeo el 27 de diciembre, cuando se lleva a cabo una gran fiesta para darle gracias por los milagros concedidos, las curaciones y hasta la prosperidad económica. En la actualidad los devotos se organizan en cofradías y después de la misa que se celebra en las afueras de la Catedral Cabimense y oficiada por las máximas autoridades religiosas, proceden a pasear la imagen del Santo, en medio de danzas y música que fluye del golpeteo al cuero de los tambores o chimbangueles, que son los tambores típicos de este tipo de celebración y se tocan formando un ritmo característico acompañado de cantos alegóricos al santo, que según la tradición, le gusta mucho la parranda, el baile, la música y las bebidas.
¿Azul o marrón?
Otra de las tergiversaciones asociada a San Benito de Palermo es que son dos: uno de Manto de color azul, con una amplia capa, y otro de hábito marrón. El padre González detalló que ambas imágenes obedecen a un mismo «Santo Negro» ya que inicialmente el uniforme por llamarlo de algún modo, que llevaban los franciscanos era gris, pero con los años terminó atribuyéndosele el color azul. Asimismo, expresó que del atuendo gris pasaron de manera permanente al hábito marrón, y es por eso que hay imágenes de Benito con vestiduras en ambos colores. Quien sí es otro santo es San Benito Abad; quien es Benedictino.
«Los benedictinos eran unos monjes de las abadías, y San Benito Abad era uno de los superiores, de hecho era el fundador de la regla de los benedictinos, se diferencia también de Benito de Palermo porque tiene una medalla y unas oraciones muy fuertes con las que luchaba contra las fuerzas del mal», aclaró el padre González. Cabe destacar que San Benito Abad contribuyó de manera muy significativa con la evangelización de toda Europa, convirtiéndose así en su patrón.
FUENTE: WWW.QUEPASA.COM.VE

Franciscanos

septiembre 4th, 2018

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *