Monsñor Rafael Escudero López-Brea, Obispo Prelado de Moyobamba, al norte del Perú, ha emitido un mensaje a sus fieles ante las elecciones a la Presidencia de la República del Perú 2016. En el mismo resalta que es su deber como obispo «recordar a los fieles que a la hora de votar deben tener en cuenta la compatibilidad de las propuestas de los candidatos a presidente y de sus partidos políticos con la fe y las exigencias de la vida cristiana, y su sintonía o aversión hacia los valores que los cristianos debemos promover en la vida pública».

Mons. Escudero recuerda cuáles son los «principios que no son negociables»: La vida «desde su concepción natural hasta su muerte natural», «la estructura natural de la familia, como una unión entre un varón y una mujer basada en el matrimonio», y la libertad de educación de los padres en la familia «de acuerdo con sus convicciones religiosas, morales y pedagógicas».

Finalmente, recuerda «que ningún católico debe apoyar con su voto a candidatos o partidos que promuevan el aborto, la eutanasia, las uniones homosexuales y la ideología de género.»

Mensaje completo del obispo

Muy queridos fieles de la Prelatura de Moyobamba:

Los obispos en nuestra misión de enseñar e iluminar las conciencias en materia política no favorecemos ni nos oponemos a ningún partido, salvo a aquellos que promueven iniciativas políticas que van contra la ley de Dios y la dignidad de la persona, sino que orientamos a los fieles sobre cómo juzgar a la hora de emitir el voto.

Ante las elecciones a la presidencia de la república del Perú, el próximo día 5 de Junio, los obispos estamos recordando algunos principios básicos que deben ser tenidos en cuenta a la hora de ejercer libre y responsablemente el derecho y el deber de votar; de esa manera contribuimos al bien común de la sociedad peruana.

Por tanto, es mi deber como obispo de la Prelatura de Moyobamba, recordar a los fieles que a la hora de votar deben tener en cuenta la compatibilidad de las propuestas de los candidatos a presidente y de sus partidos políticos con la fe y las exigencias de la vida cristiana, y su sintonía o aversión hacia los valores que los cristianos debemos promover en la vida pública.

El ejercicio responsable del voto nos exige a todos un conocimiento suficiente de los programas electorales de los distintos candidatos de los partidos políticos. Los católicos hemos de actuar según los imperativos de una conciencia bien formada en los principios de la recta razón iluminada con la fe, propuesta por el Magisterio de la Iglesia, de modo que podamos elegir, entre las opiniones políticas compatibles con la fe y la ley natural, aquella que se conforma mejor a las exigencias de bien común.

En la medida en que afecta a la Iglesia católica, el interés principal de sus intervenciones en la vida pública se centra en la protección y la promoción de la dignidad de la persona y por ello presta particular atención a los principios que no son negociables. Entre éstos, hoy emergen claramente los siguientes:

1. La protección eficaz del derecho a la vida humana en todas las etapas de la existencia de la persona, desde su concepción natural hasta su muerte natural. Nada ni nadie puede justificar la manipulación o eliminación de un ser humano inocente por la fecundación in vitro, el aborto en ninguno de los casos, o la eutanasia.

2. Reconocimiento y promoción de la estructura natural de la familia, como una unión entre un varón y una mujer basada en el matrimonio, y su defensa ante los intentos de hacer que sea jurídicamente equivalente a formas radicalmente diferentes de unión que en realidad la dañan y contribuyen a su desestabilización, oscureciendo su carácter particular y su papel social insustituible. Las leyes deben reconocer, proteger y promover la institución del matrimonio, sin la que no es posible la vida familiar. La protección de la familia exige también que se facilite a los jóvenes matrimonios el acceso a una vivienda digna y a un trabajo acorde con las exigencias familiares.

3. El reconocimiento y la protección del derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas, morales y pedagógicas.

Por tanto, ante las próximas elecciones a la presidencia del Perú, quiero recordar que ningún católico debe apoyar con su voto a candidatos o partidos que promuevan el aborto, la eutanasia, las uniones homosexuales y la ideología de género.

Les invito a que ejerzan su derecho al voto con libertad y responsabilidad, recordando siempre que la ley de Dios está por encima de cualquier ley humana.

Ruego al Señor de los Milagros y a Santa María, Reina de la paz que las próximas elecciones contribuyan a la promoción de la justicia, de la paz, del progreso de los más pobres y del bien común.

Moyobamba, 15 de Mayo de 2016, Domingo de Pentecostés.

Rafael Escudero López-Brea

Obispo Prelado de Moyobamba