Virgen de Fátima

Aniversario de la aparición de la Virgen de Fátima en el 2017

En el 2017 se cumplirá cien años de las apariciones de la Virgen de Fátima a los tres pastorcitos en Cova de Iría (Portugal), hoy uno de los santuarios más visitados del mundo.

Cinco millones peregrinan, cada año a este lugar bendito, donde la Madre de Dios posó sus pies en una encina y dio un mensaje celestial que está vigente, urgente y más vivo que nunca.

Hizo un angustioso llamado a la conversión, a la oración y penitencia por los pecadores y en reparación de los corazones de su Hijo Jesús y del suyo propio, así como la consagración del mundo a su Inmaculado Corazón.

Fátima es sin duda la más profética de las apariciones modernas con anuncios relativos a los acontecimientos mundiales que culminaron con el portentoso milagro del sol al final de las apariciones públicas.

Y para esta maravillosa celebración del centenario de la presencia de la Virgen María, se ha confirmado la asistencia del Papa Francisco, por lo que sería el cuarto pontífice que visitará el Santuario. El primero fue el Beato PAblo VI en 1967.

Cien años de la visita del ángel de Portugal

El Santuario de Fátima, celebró el pasado 21 de marzo un siglo de las tres apariciones del Ángel de la Paz a los tres pastorcillos, Lucía, Francisco y Jacinta, evento que precedió a las seis apariciones de la Virgen María, “como preparación a las celestiales visiones” que se iniciaron el 13 de mayo de 1917 en Cova de Iría y se prolongaron durante ese año.

El Ángel al anunciarse tres veces a los videntes, los convoca para un aspecto central del mensaje de Fátima, la adoración que se ve reflejada en la oración que el Ángel le enseña a los tres niños: “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo”.

En la primera aparición del mensajero de Dios, ellos vieron a un hombre joven, más blanco que si hubiera sido de nieve cuando el sol la vuelva transparente. “Llegando cerca de ellos les dijo:”No teman, yo soy el Ángel de la PAz” (Memoria II).

En una segunda aparición junto al pozo de agua, el Ángel les pide rezar mucho: “¿Qué hacen? Oren, oren mucho. Los Sagrados Corazones de Jesús y María tienen designios de misericordia para vosotros”.

Les pido además:”Ofrecer constantemente al Altísimo oraciones y sacrificios”.

A partir de ese momento comenzamos a ofrecer al Señor todo lo que nos mortificaba, pasando horas seguidas postrados por tierra, repitiendo la oración que el Ángel nos había enseñado”, recordó oportunamente la Hna. Lucía, la mayor de los pastorcitos de Fátima.

En la última aparición del Ángel, los tres niños estaban rezando la oración que el mensajero Divino les había enseñado, cuando al levantarse lo vieron.

La hermana Lucía cuenta que “el Ángel tenía un cáliz en su mano izquierda, en el que estaba suspendida una hostia, de la cual caían algunas gotas de sangre en el cáliz. La fuerza de la presencia de Dios era tan intensa que nos absorbía y nos aniquilaba casi completamente”.

El rector del Santuario de Fátima, el padre Carlos Cabecinhas, declaró que este es un “momento importante del calendario del Santuario, similar a lo que ocurre con la memoria de las seis apariciones de la Virgen”.

FUENTE: CORREO MARIANO MES DE MAYO 2016