El martes 29 de setiembre el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa por los 50 años de vida religiosa de Sor Francesca Bernabucci de la congregación religiosa de las Hijas de San Camilo. El Primado del Perú meditó sobre el don del servicio a la que todos los cristianos están llamados, en especial los que deciden seguir a Dios en la vida religiosa.

“Cada día en medio de esa vocación de asistencia a los enfermos, de vida comunitaria, le ha dicho que sí, tantas veces y cada día. Por eso, basta soltar la imaginación y la memoria para llenarnos de agradecimiento: Gracias Señor, tantas veces nos bendices y casi no nos damos cuenta. Tantas veces estas aquí a nuestro lado y te buscamos en otro sitio y está en aquella hermana, en aquel familiar, en aquel dolor, en aquella enfermedad.”

En otro momento el Cardenal Juan Luis dijo que el Sí de cada religiosa es el beneficio de una gran multitud y que en ese servicio a Dios también, los consagrados, deben reconocerse pecadores ante Dios que siempre los espera con amor.

“Como no decirle al señor, después de estos 50 años, recién estoy comenzando. Este volver a empezar no es solamente una frase, es así. No hay ayer, no hay mañana, el amor se estrena cada día en el dolor. Si no hay dolor no hay amor. Solamente quien ama se atreve a entregarse y en esa entrega sentimos el peso del pecado, del cansancio de la salud pero el Señor no se cansa de abrazarnos, de consolarnos, de perdonarnos. Por eso, Sor Francesca junto a ti todos están contentos, no hay otra vocación que la santidad, el servicio, el entregarse.”

Sor Francesca tiene 33 años trabajando en el Perú en la congregación de las Hijas de San Camilo en las obras que tienen en el Perú.

FUENTE: ARZOBISPADODELIMA.ORG